Espanjan abitreenit: En el corazón de Cataluña

Lee el texto y elige la opción correcta.

Subimos al tren en Barcelona en la estación de Sants, tres chicas extranjeras llevando unas cuantas maletas. El primer comentario que nos dijo un señor mayor fue: "Éste no es el tren". En otras palabras, el tren no iba a la Costa Brava ni a ningún lugar turístico, sino hacia las montañas. Después de una hora y media de vistas preciosas por los bosques y montes, llegamos a nuestro destino. A partir de ese momento, podíamos olvidar que estábamos en España. El único idioma que se oía era el catalán. Sin exagerar, veía las banderas catalanas colgadas de casi todas las ventanas.

1. ¿Por qué el señor mayor creía que las chicas se habían equivocado de tren?

El tren continuaba hasta la frontera con Francia, pero nos bajamos en Vic. Es la capital de la comarca de Osona, en el centro de Cataluña, situada a mitad de camino entre Barcelona y los Pirineos. Es una ciudad universitaria con tan sólo 35.000 habitantes que conserva el ambiente de un pueblo. En pocos días los profesores nos conocían por nuestro nombre y las cajeras en el supermercado se contentaban con hablar castellano con nosotras. El señor que trabajaba como portero de cine siempre nos saludaba y preguntaba cuánto nos había gustado la película, intentando recordar de donde éramos.

2. ¿En qué se notaba que las cajeras conocían a las chicas?

Muy pronto habíamos recorrido la ciudad de arriba a abajo. Como finlandesa, acostumbrada a los edificios de hormigón, me impresionaron los edificios viejos y los callejones estrechos del casco antiguo, hasta que tuve que enfrentarme a la realidad de cómo es vivir sin agua caliente ni calefacción. La tranquilidad del pueblo se interrumpe al menos dos veces al año, durante el festival de música Mercat de Música Viva en septiembre y el bazar navideño Mercat Medieval en diciembre.

Vihje
3. ¿Por qué a la escritora le gustaban las casas antiguas de la ciudad?
X
el hormigón = betoni

En Vic, la arquitectura tiene mucho que ofrecer. La historia cuenta que ya en el siglo IV a.C., el pueblo ibero conocido como los ausetanos vivía allí. El edificio más antiguo de Vic es el templo romano de Ausa, que es del siglo II a.C. Fue descubierto y reconstruido a finales del siglo XIX. Hoy en día, Vic es una ciudad moderna, aunque se conservan las casas antiguas, murallas, templos, conventos e iglesias que se sitúan alrededor de la Plaça Major y en los callejones angostos del casco antiguo.

4. El edificio más antiguo de Vic...

Viviendo en Vic es imposible evitar conocer las tradiciones catalanas, que se mantienen vivas incluso a través de los jóvenes que también participan en los acontecimientos tradicionales. Los sábados, la gente se encuentra en la Plaça Major para bailar sardanes al ritmo de la música viva. Los vigatans así se denomina en catalán a los habitantes de la ciudad tienen mucho orgullo por su propia cultura, y el movimiento independista tiene partidarios. Se ve la consigna Catalonia is not Spain en todas partes.

5. Los habitantes de Vic...

Por sus características económicas y culturales, Cataluña no se parece tanto al resto de España. La puntualidad no es tal vez el punto fuerte de los catalanes, pero Vic tiene una biblioteca pública al mismo estilo que en Finlandia. Mis expectativas de la Universidad de Vic fueron rápidamente superadas. Fue una experiencia diferente estudiar en una universidad pequeña. A los estudiantes de intercambio nos acogieron mejor de lo que hubiera podido imaginar.

Texto adaptado de Nora Tollet (Espejo 1/2005)

6. Según la escritora, los catalanes...
/ 6
YLE Tulosta